Cuando me fui de vacaciones a París con un amigo jamás me imaginé que íbamos a terminar haciendo un trío con otro cabrón. Lo mejor de todo es que al tío que follamos no lo conocemos demasiado. Justamente fue aquí en París en donde nos encontramos con él, después de unas cuantas palabras el cabrón no tuvo ninguna clase de problema en ser nuestra perra en la cama o mejor dicho en el sofá. Mientras mi amigo le follaba el culo, yo obligaba a que me mamara mi polla. El tío pálido no tuvo ninguna clase de problema en convertirse en nuestra perra hasta que logramos terminar y llenarlo de semen. Este cabrón le gusta que lo maltraten.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS