Mi novio es un adicto a los videojuegos y yo soy un adicto a su polla. Evidentemente no puedo decirle que deje de jugar a los videojuegos especialmente después de haber estado trabajando todo el día. Él se merece estar un rato disfrutando de lo que le gusta al llegar a casa, pero también le gusta follarme. Así que mientras está jugando yo le mamo la polla y poco a poco se va excitando cada vez más. De tal manera que termina dejando el pad de lado para enfocarse en mí y sobre todas las cosas en mi culo. Porque en esta ocasión decido montarse sobre él y comenzar a subir y bajar con la polla adentro de mi culo, me calienta mucho sentirlo dentro de mí.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS