Van al gimnasio juntos, se conocieron ahí y desde entonces comparten muchas cosas, no solo el ejercicio. Empezaron a sacar músculos, a marcar cada parte de su cuerpo y sabían que estaban consiguiendo lo que tanto querían, todas las chicas se les lanzaban cuando veían sus cuerpos. El único problema es que ellos no querían a ninguna de esas zorritas, ellos tenían muchas ganas de tener sexo, pero entre ellos, querían probar sus vergas y disfrutar de sus culitos. Es por eso que una noche después de haber tomado mucho, decidieron que no iban a salir, se quedaron en casa y ahí es cuando comenzó todo, empezaron besándose y acariciando sus vergas hasta que pasaron a romperse el culito. Sentían tanto placer, la estaban pasando muy bien y no lo podían creer.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS