El joven se estaba mudando a un nuevo vecindario, no conocía a nadie, pero eso no lo asustaba porque siempre fue una persona sociable. En un momento tuvo problemas con algunos muebles, pero un vecino le ofreció ayuda y sin dudarlo acepto. Pudieron acomodar muchas cosas, pero cuando terminaron de acomodar la cama su vecino empezó a hablarse de distintas cosas hasta que le dijo de probarla. Se sacó la camisa y se acostó, entonces se desprendió el pantalón y se tocaba la polla, no paro hasta que el joven se animara a chupársela. Solo pasaron unos segundos y ya estaban los dos sin ropa, con el chico prendido a la polla de su vecino. Después de que se la puso bien durita por tanto chuparla se puso en cuatro para que entrara toda, aunque después se lo monto, quería estar arriba para que entrara la verga bien hasta el fondo.


ÚLTIMOS VIDEOS XXX