A ellos les gusta mucho cocinar juntos, esas son las cosas que disfrutan mucho porque se divierten. Esta vez ambos estaban muy calientes, estaban desesperados por follar, pero antes querían comer algo, querían esperar a tener su cena romántica que habían planeado. Mientras cocinaban tomaban unas copas de vino, estaban disfrutando del momento como siempre, pero esta vez se tocaban y mucho. Hasta que no lo aguantaron más y decidieron hacerlo bien duro como tanto les gustaba, saborear sus cuerpos sin parar. Ni siquiera fueron a la habitación, se quedaron en la cocina esperando a que la comida se hiciera, pasaron el tiempo follando, rompiéndose el culito y chupando sus pollas. Hasta no tener toda la lechita bien adentro no se detuvieron.


ÚLTIMOS VIDEOS XXX