Estaba muy cansado, había tenido una semana llena de trabajo y estuvo muy acelerado, prácticamente no pudo relajarse, ni siquiera unos minutos. Espero ansioso el fin de semana para poder tener esa relajación que tanto buscaba, cuando estaba llegando el día lo que hizo fue llamar y pedir cita para hacerse unos masajes. Ahora solo tenía que llegar el día, lo espero muy emocionado, no veía la hora de poder relajarse y desconectarse un poco del mundo. Llegó el día y fue por el masaje, se sorprendió cuando se lo dio un hombre, pero no tuvo mucho problema. Lo que no se imagino es que sentiría tanta satisfacción por ser tocado por un hombre, le encanto que otro hombre lo tocara, que le diera tanto placer sin necesidad de acariciarle la polla.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS