Este tío es un putito reprimido, hambriento de polla pero como no quiere que nadie sepa le compra a su esposa un consolador, esta se sorprendió ante la propuesta pero luego despertó la curiosidad y acepto, el tío se había engrasado bien el agujerito rico de su culito para que su esposa solo tuviera que empujar el pedazo de plástico, esta estaba caliente y le encantaba ver a su esposo sufrir con semejante polla en el culito así que esta le daba cada vez más duro hasta que el muy cabrón termino por correrse solito.

Siempre los hombres casados son unos cabrones y es que no quieren perder a la esposa pero quieren follar culos gays les dejo como este madurito me rompe el culo y la verdad es que no tarde mucho en subir el video de ellos al penetube soy todo un cashondo.


ÚLTIMOS VIDEOS XXX