El morocho tenía un problema con la cañería, al parecer se había roto mucho y por eso tuvo que llamar a un plomero para que lo arreglara. Acodaron el día para que no hubiera problemas, para que él pudiera estar ahí y ver todo lo que hacía. Todo estaba bien, cuando de repente al rubio se le puso la verga tan dura que el morocho no podía dejar de mirarla, hacia todo lo que le pedía porque era para arreglar la cocina, pero al mismo tiempo estaba un poco desorientado por la calentura. Al final se animó y le toco la verga lo que hizo que se calentaran los dos más de lo que ya estaban, así fue como empezaron a sacarse la ropa y a lamerse la polla. Después de un delicioso 69, el rubio le termino rompiendo el culito.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS