El hombre siempre ha buscado la manera de estar muy cerca de su hijo, de darle a entender que puede confiar en el para lo que sea. Lo que este hombre quiere en realidad es conquistarlo, quiere poder tener a su hijo a sus pies para poder romperle el culito. Siempre ha sentido esas ganas de hacerlo con él, pero lo cierto es que trataba de no decir nada porque sabía que no era lo correcto, porque si llegaban a hacer algo estarían cometiendo incesto y no sería lo correcto. Pero una noche que estaban solos se fueron al garaje, ahí decidió enseñarle como arreglar una rueda de la bicicleta. Estaban tan pegados que se pusieron nerviosos, que empezaron a calentarse, terminaron por disfrutar de sus cuerpos como si no hubiera un mañana por más que estuviera mal.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS