Les cargaba ganas desde hace rato a estos dos negros que trabajan para él y estos se percataron de las constantes miradas de su jefe así que decidieron darle una lección. Sacaron sus enormes y negras pollas para que su jefe se las mamara, como toda una puta disfruto esos trozos de carne negra, los llevaba hasta su garganta pero como eran muy grandes no pudo meterlo todo, luego uno de los empleados procedió a jugar con ese agujerito goloso y empezó a empujar su polla por aquel culo rico, al principio fue lento pero una vez que se acostumbró le dio sin piedad a su jefe.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX