El joven fue a hacer unos masajes porque estaba un poco estresado por la cantidad de problemas que había estado teniendo. Saco turno, justo había uno disponible para ese día así que lo tomo sin dudarlo. Llego al lugar y se puso cómodo, se sacó casi toda la ropa y comenzó a hacer todo lo que le decía el joven que hiciera, movía las piernas y dejaba que le hiciera los masajes primero en el lugar donde más le dolía. Pero tanto roce hizo que se calentara y no pudo disimularlo. Después se sacó el bóxer para estar más cómodo y se puso boca abajo. El joven empezó a masajear su trasero, los dos se estaban tentando a follarse, pero no pudieron. El masajista le abrió bien el culito y empezó a chupárselo, se lo quería mojar bien para poder metérsela hasta el fondo.


ÚLTIMOS VIDEOS XXX