Ellos estaban hablando como cualquier día, todo estaba normal hasta que el morocho de celeste se calentó y solo tenía muchas ganas de hacer una cosa y es follar con su amigo. Siempre lo había querido, pero no se animaba a hacer algo por miedo a perder su amistad y que le dijera que no. Pero ese día no lo soporto más y decidió intentarlo, empezó a tocarlo suavemente, disimulando, cuando su amigo le siguió el juego lo tocaba cada vez más y más. Hasta que los dos terminaron sin ropa, con la polla bien dura. Se la lamieron, jugaron un rato con sus vergas hasta que al final, los jovencitos pasaron a romperse el culo a disfrutar como tanto querían. Después se pararon uno al lado del otro y se masturbaron hasta llegar al orgasmo.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS