El joven tenía muchas ganas de tener sexo y lo peor de todo es que estaba trabajando y no podía hacer nada para tener lo que tanto quería. El ultimo que paquete que tenía que entregar era un poco raro, leyó la etiqueta y no entendía bien lo que había, pero si había dibujos raros que lo hacían pensar que se trataba de algo porno. Tenía muchas ganas de saber lo que había dentro, pero al mismo tiempo sabía que estaba mal, pero al final eran tantas las ganas que tenia de ver lo que había dentro que abrió la caja y se encontró con una polla de plástico. Se sorprendió un poco, pero eso le hizo tener más ganas de follar, se tocó un poco y tuvo una idea. Decidió llevar ese pedido, pero aprovechar que ese cliente esperaba un producto que lo haría sentir mucho placer para conquistarlo y así hacerlo sin parar.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS