El hombre había ido de viaje de negocios, como lo hace
siempre, esta vez se tuvo que ir muy lejos, se fue a corea a presentar algunos
trabajos y representa la empresa para la cual trabaja. El siempre tuvo una fantasía,
siempre tuvo ganas de estar con un hombre de probar una polla, saborearla,
tocarla, quería hacer con alguien de su propio sexo. Nunca lo había contado ni
nada, todos piensan que solo le gustan las mujeres. En ese viaje las cosas
cambiaron, cuando conoció a un empleado del hotel que se le lanzo encima para comérselo.
El hombre no entendía nada, pero se dejó besar por él, a los pocos minutos
estaban encerrados en la habitación, sin nada de ropa y saboreando sus vergas.
Los dos estaban muy calientes, el rubio le rompió el culo al joven y lo
hicieron sin parar, cambiando de posiciones todo el tiempo.

ÚLTIMOS VIDEOS XXX GAYS